#WEDDINGTIPS

El error más común al comenzar a organizar una boda y cómo evitarlo.

Que organizar una boda es una tarea compleja, no es ninguna novedad. Porque además de la cantidad de pequeñas tareas que implica, antes, durante y después, necesitamos tomar muchas decisiones que, muchas de ellas, no tienen vuelta atrás.

Por eso es importante que leas mucho sobre el tema. Cuanta más información tengas, más segura te vas a sentir de cada decisión que tomes. Por eso, ¡acá estamos al rescate! Queremos contarte qué tener en cuenta para tomar la primera decisión que empezará a construir tu boda.

Si recién estás empezando a organizar tu casamiento, te recomiendo quedarte a leer este post.

¿Qué tener en cuenta para elegir el salón?

La reserva del salón representa un gran porcentaje del presupuesto de una boda. Por eso una vez hecha, es difícil volver hacia atrás. Tal vez te preguntas, “¿y por qué me arrepentiría de la decisión?” ¡Hay muchas razones por las cuales podrías arrepentirte! La cuestión es que aún no las conoces.

Supongamos que les gana la ansiedad de asegurarse la fecha en ese salón tan soñado. Pero resulta que desconocían que había un mundo de posibilidades que, incluso,

representan mejor sus gustos, personalidad e historia. Cuando conocen ese mundo, se quieren matar porque ya reservaron y ahora les toca adaptarse, dejando de lado todo lo demás.

Para evitar esto, quiero contarte los tipos de boda que existen. Así eligen estando

seguros de que ya conocen todas las opciones y están eligiendo la mejor para

ustedes:

1. Bodas en interior: es la boda clásica en salón cerrado que suelen durar una noche. Algunas tienen una terraza, pista de baile o algún agregado extra que le da esa chispita diferente que ayuda a salir un poquito de la boda tradicional que conocemos.

2. Bodas al aire libre: pueden ser de día o de tarde/noche. Se caracterizan por celebrarse en algún lugar amplio como un campo, quinta o estancia, con mucho verde y naturaleza. Además, les tiro un datazo no menor, puede durar más de un día.

3. Bodas mixtas: mezclan interior y exterior. Puede ser, por ejemplo, una quinta con salón donde hacen: afuera la recepción y luego entran al salón para disfrutar el resto de la fiesta.

4. Bodas a destino: son bodas en un país diferente al de residencia de la pareja,

otra provincia o una ciudad a pocos kilómetros. Son bodas que suelen durar más de una noche o, incluso, más de un día. Son las más desconocidas o las que primero se descartan porque se cree que se necesita un mega presupuesto para realizarlas. Pero no es así. Ya te lo voy a contar en otro post. Por el momento si te ilusiona la idea, no la descartes.

Ahora, conociendo esta información… ¿Cómo imaginás tu boda soñada? Muero por saberlo con lujo de detalles.

¡Charlemos en los comentarios! Me encantaría aportarte muchas ideas para diseñar una boda que la descosa.

0 0 votos
¿Qué te pareció?
0 Comentarios
Inline Feedbacks
Ver todos los comentarios

menu

EXPERIENCIA ONLINE

1 Asesoría de 90 min.

$3.700

Hasta 3 cuotas sin interés

Pack de 3 Asesorías de 90 min. cada una

$10.000

Hasta 3 cuotas sin interés