#WEDDINGTIPS

Cómo ahorrar en el presupuesto de tu casamiento sin resignar calidad.

Desde ese día tan especial que dieron su primer “sí” y se comprometieron, lo único que escuchás por todos lados es que “casarse cada vez sale más caro”. No vamos a mentirte, ni a pintarte pajaritos de colores: sale un número. Pero también es verdad que si lo hacemos de forma organizada, armando el presupuesto de forma estratégica, podemos ahorrar un monto importante sin resignar calidad.

Porque muchos costos extras surgen de no tener claras las prioridades, no definir con anticipación cuáles son los proveedores que si o si tienen que estar, cuáles son los detalles que son un mimo y, como resultado, no sabemos si el proveedor que estamos contratando es una buena inversión. Vamos a ayudarte a planear tu casamiento dentro de sus posibilidades reales y que siga siendo esa boda que tanto sueñan. Sí, queremos todo y más para ustedes porque, ¡se puede lograrlo!

Tené en cuenta que… ¡Todo suma!

Tal vez pensás en las flores y decís, “bueno, pero solo es un poquito más para comprar esa flor que me fascina”. Pero un poquito de las flores, un poquito más de otra cosa y así todos esos poquitos se suman convirtiéndose en un extra enorme que hace que se terminen saliendo un montón de su presupuesto inicial.

Ahora te preguntamos… Tener esa flor que te fascina, pero es tan costosa… ¿De verdad cambia tanto la experiencia? ¿De verdad es algo que si no está arruinaría tu boda? Creenos que en ese día tan especial, esos detalles quedan en un segundo plano. Es importante la ambientación, no estamos diciendo lo contrario.

Pero creemos que hay cosas que se pueden negociar para que sea una experiencia que disfruten sin que se convierta en un peso o una preocupación desde lo económico.

Por eso trabajamos día y noche para lograr un casamiento que la descosa dentro de su presupuesto. A veces hay que resignar algunas cositas, pero en la mayoría de los casos se trata de ser creativos y evitar grandes gastos innecesarios en detalles que cuando lo analizas en frío te das cuenta de que no van a cambiar tu experiencia o la de tus invitados. ¿A qué nos referimos? Hablemos con ejemplos concretos para entendernos.

Todo es charlable…

Algunos ítems que podés evitar o reemplazar para economizar tu boda manteniendo su magia son:

Flores: seamos estratégicos para elegirlas.

¿Te gustan las flores para decorar? ¿Y si en vez de una flor especifica que en esa época del año está carísima, la reemplazamos por una linda flor de estación que son más económicas (pero igual de hermosas)? Además la podemos combinar con más follaje, más verdes que siempre economizan.

Como ves, no se trata de renunciar a la boda floreada que soñás, sino buscarle la vuelta para que no infle tanto el presupuesto.

Época del año: ¡vayamos un poquito contra la corriente!

Otro ítem que encarece un montón es la temporada del año. Por eso te proponemos: ¿y si lo celebramos fuera de temporada?

Tampoco se trata de un gran sacrificio porque yéndonos a enero, febrero, octubre o abril (meses con un clima hermoso también), podemos bajar mucho los costos. Solo nos tenemos que correr de la temporada alta: noviembre, diciembre y marzo.

Si necesitamos ajustar todavía más el presupuesto, podemos movernos a otro día de la semana: en lugar de sábado (que siempre es el día más costoso), podemos irnos a un viernes, domingo durante el día o pre-feriado. Las bodas de día, si son su onda, son una excelente opción también.

¿Hay un motivo especial por el cual quieren hacerlo si o si en una fecha de temporada alta? Si para ustedes hay un motivo de peso, lo respetamos. Sigamos viendo en qué otros ítems podemos abaratar costos.

Tipo de casamiento: ¿Pensaron en hacer una boda petite?

Más allá de que las amamos y somos fans porque son super especiales, son las mejores amigas de los presupuestos acotados. Es una celebración con máximo 90 invitados que nos ayuda a ahorrar unos cuantos pesos porque dejamos afuera a las personas que invitamos por compromiso y que, si lo analizamos, no suman ni restan.

Invitaciones: ¡qué tema!

Estamos tan acostumbrados a las invitaciones impresas que nos cuesta amigarnos con la idea de no hacerlas. Pero pensalo dos minutos: es un gran gasto para que esas tarjetas queden archivadas en un cajón o descartadas en un tacho de basura.

¿Y si hacemos un buen video de tik tok o reel que, además haga reír o emocione a tus invitados? Así ahorramos en este ítem. Si los videos no son su estilo, existen las invitaciones digitales que además simplifican un montón la confirmación de asistencia. Es mucho más práctico tanto para ustedes como para sus invitados.

Además ayudamos al planeta a través de estas opciones eco-friendly. ¡Dejen volar su imaginación y diviértanse ustedes también creando una invitación diferente!

Vestido: un ready to wear es tu mejor opción.

Sabemos que el vestido es uno de los aspectos más importantes de tu gran día. Pero hay vestidos ready to wear divinos, divinos, divinos que te van a enamorar porque son increíbles y únicos, a un costo mucho menor comparado con uno hecho a medida.

Cotillón: cantidad no es sinónimo de diversión.

¿Se puede economizar en el cotillón y que siga siendo divertido? ¡Sí! Lo que hay que tener en cuenta es que ustedes, los novios, si se tienen que dar los gustos y “tirarse todo encima” con un cotillón personalizado. Creemos que es una inversión estratégica. Pero para el resto de invitados, te recomendamos comprar los indispensables para sumar color y algunos inflables para levantar la fiesta. No compren demás que después queda tirado por ahí sin uso.

Como ves, no se trata de renunciar a lo que quieren sino de ponerse creativos. Incluso, algunas de estas opciones, más allá de ser más económicas, puede ser que los identifique mejor. No se trata solo de caro o barato, se trata de lo que vaya con ustedes.

El mayor secreto está en ponernos creativos, establecer prioridades, analizar qué los identifica, pero, sobre todo, sincerarnos con si “ese ítem” es indispensable para la experiencia que estamos imaginando. Así podés bajar los costos sin bajar la calidad de tu casamiento.

Anímense a hacer algo diferente. Porque a veces es solo eso: miedo a jugarse por algo distinto a lo que conocen o lo que vienen acostumbrados.

3.9 7 votos
¿Qué te pareció?
0 Comentarios
Inline Feedbacks
Ver todos los comentarios

menu

EXPERIENCIA ONLINE

1 Asesoría de 90 min.

$3.700

Hasta 3 cuotas sin interés

Pack de 3 Asesorías de 90 min. cada una

$10.000

Hasta 3 cuotas sin interés